El cine es un espacio de identificación, de educación, de industria y de arte. Y todo eso, está dentro de este blog.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Los créditos y pósters: la imagen de la película

No sé si muchos lo saben, pero soy relacionista pública. Para nosotros, la imagen es una de las cosas más importantes que tiene cualquier producto o empresa y, mientras muchos predican que el cine sólo debería ser arte, siempre pienso que de nada sirve un film que nadie ve: todos tienen un mercado, un público y una comunicación y eso es lógico. Nunca me resultaron antagonistas las ideas de que el cine es arte y entretenimiento. 

¿Qué es lo que crea la imagen de una película? El tráiler, los afiches y los premios junto con los comunicados de las productoras. Que la gente esté esperando la llegada de alguno de esos elementos para calmar la ansiedad de ver un largometraje, habla de la comunicación que se ha hecho de él.

El star system de Hollywood usa a directores, actores, etc para asegurarse de que la gente mire lo que producen. Las productoras suelen ser un sello, pero sólo si son relativamente grandes o que tengan alguna cosa de mucha exposición reciente. 

Pero eso no es todo: para que no te defraude un relato tiene que tener una estética coherente con lo que te han vendido. Algunas productoras tercerizan los tráilers, y hasta la secuencia de títulos pero están supervisadas por el director y algún miembro de la productora.

Pocas veces la gente repara en cómo funciona la secuencia de títulos y es que aparte de definirte una línea de estilo, te define un ambiente. Debajo, les dejo las mejores. Creo que hablan solas, te crean la atmósfera y son un elemento de refuerzo del relato. Está poco valorado en el cine latinoamericano...deberíamos darle mayor importancia.


Taxi Driver

La película data de los tumultuosos 70s, que han sido durísimos en todo el mundo. Un hombre que trabaja de taxista pero que es rechazado por la sociedad. Un psicópata en potencia y una prostituta infantil nos dan esta visión de la soledad y de la ciudad como bolsa de gatos que permite el anonimato. Tenemos imágenes oscuras y un personaje que va mutando radicalmente frente a nuestros ojos. Todo ésto y aún no ha empezado el film.

video



Watchmen


Cuando vemos éste póster sabemos que no es un cómic. Si miramos los antecedentes del director (300) nos cierra más: es una novela gráfica. Ya estéticamente será poderosa porque va a mantener un parentesco con aquello que se ve impreso en papel pero ¿Cómo marcar la diferencia entre una temática cómic que es más de acción y la complejidad y la problemática de una novela gráfica? Mostrando intimidades, los fallos en el mundo por más que hayan superhéroes, fotos gastadas, asesinatos y una intensa música nostálgica. Funciona a la perfección.

video



Atrápame si puedes



Sé que estos créditos son un tributo a alguien que los hacía para Hitchcock, OK, no me reten porque sé que no son originales, pero no me van a negar que están diseñados de una manera increíble, con esa música que te da un tono de comedia ligero, de enredos un poco naive y que te cuenta todo el film sin que lo hayas visto. No habrán sorpresas, pero sabés que te vas a entretener lo agarre o no.


video



Con la muerte en los talones


El gran Alfred. El hombre que "vendió" La soga como hecha en una sola toma porque sabía que el truco estaba en llenar las salas de cine. ¿Nos defraudó? No, claro que no. Y, sobre todo, hacer un film en esa época en planos de 10 minutos es una hazaña. Muchos actuales no sabrían cómo hacerlo por más facilidades tecnológicas que tengan.

Este film, uno de mis favoritos del director, nos muestra a un hombre atrapado en caída libre, que no puede defenderse. Apenas empieza el relato vemos a una gran ciudad, a millones de personas y a la altura de los rascacielos. Éste hombre tendrá mucho para correr, pero no puede esconderse eternamente. 


video

Seven


Éste genial e impecable thriller nos presenta muchas cosas diferentes, una de ellas es la secuencia de títulos. La idea de saber que estamos viendo cómo prepara la escena un asesino sádico ya nos pone la piel de gallina; por suerte tenemos esa música con los sonidos agudos que refuerzan esos pelos de punta. 

Así es como entramos en la historia: sabiendo que es meticuloso, un estudioso de la escena, que hay una preparación y que empieza a verse como una pieza de su obra final. Todo ese perfil con sólo empezar. 

video


¿Son de mirar éstas secuencias? ¿Qué les parecen? ¿Son importantes? ¿Cuáles me faltan?

11 comentarios:

  1. El de Vértigo También está bueno

    ResponderEliminar
  2. Hola, Bruno! Sí, es excelente pasa q Hitch tenía a un creativo q siempre le hacía los títulos y creo q ese hombre merece un tema aparte...tampoco quería parecer una fanática...pero siempre se termina viendo la hilacha, no?
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  3. Los de las pelis de Almodovar también están buenos :)

    ResponderEliminar
  4. Y para el lado de la comedia, el de Pineapple Express con el mensaje de "pon esto en tu pipa y fumalo" es muy sugestivo.....

    ResponderEliminar
  5. Hola, muchos remiten, de hecho el de North by Nortwesth, pertenece a él, me refiero al maestro de los títulos de crédito Saoul Bass. Lo que está claro es que no puedes dejarte llevar por unos créditos buenos, me ha pasado cientos de veces, la película tener unos buenos créditos y ser, con perdón, una porquería.

    Saludos.
    Buen post.
    Roy

    ResponderEliminar
  6. Hola Bruno! me hiciste acordar a los de "Gracias por fumar"...estaban buenísimos!

    Hola Roy! creo q nada te da la garantía absoluta...pero varias cosas buenas, sumadas inteligentemente, suelen dar buenos resultados.

    Saludos y gracias a ambos por sus comentarios

    ResponderEliminar
  7. Ah, y gracias Roy porque no me acordaba el nombre de Saul!!!


    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola Pato,quiero expresar mi indignación por los posters de películas que hacen hoy en día: En la mayoría de ellos predomina excesivamente la cara de los actores principales y se entiende poco -o nada- el tema de la peli.

    Había en los años sesenta y setenta unos carteles tipo pop, con collages, cojonudos.
    Con sloganes tan atrevidos que te hacían entrar ganas de ver que era aquello que publicitaban, a veces de manera muy anárquica.

    Ejemplo: Film: "¡OH, PAPÁ, POBRE PAPÁ mamá te ha metido en un armario y yo estoy tan triste!" Richard Quine (1.967) -El cartel no tiene desperdicio, búscalo por internet, Pato-.

    Slogan con el que se vendió el film: "Esta película es a las madres lo que Moby Dick es a las ballenas". ¡Es genial no te parece!
    Eso si que es vender un producto, aunque se trate de una floja adaptación de una negrísima obra teatral vodevilesca.

    Un fuerte saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Xavi, voy a tratar de explicarte lo que me hiciste pensar con ese comentario con una peli...porque no sé de qué otra forma expresarlo.

    En Midnight in Paris, Owen Wilson se encuentra con varios de los artistas más influyentes de la década del 20 (y de la Historia), cuando tienen un puente para la Belle Epoque sigue escuchando el mismo inconformismo: que los ideales están muertos, que ya no hay arte, que no hay originalidad...creo que siempre hay una búsqueda por tener una voz propia que no siempre se encuentra.

    Cuando hablan de la falta de originalidad, por ejemplo, y después festejan a Tarantino es una pavada porque es un claro homenajeador, lo cual de ninguna manera le saca mérito. Hay que saber re utilizar y resignificar las cosas...

    Creo que no todos son malos, de hecho la estética de la que están por entrenar de Batman me gusta mucho. Me acuerdo del afiche de Devil también que me pareció sugerente...los hay buenos y los hay malos...no pierdas la fe en tu Era! ;)

    Un beso enorme, y como siempre, un placer

    ResponderEliminar
  10. Querida Pato, la única fé que he perdido es la católica; Por supuesto estoy totalmente a favor de la creación y de las libertades artísticas. -Aunque no creo que los publicistas de las compañías cinematograficas actuales disfruten de muchas libertades-.

    Las personas que conozco que hablan de la originalidad de Tarantino no conocen para nada las películas que este homenajea.

    Lo que he hecho es expresar, tal vez, de forma harto vehemente, una opinión personal, reivindicando un estilo que me gusta.

    Naturalmente que no creo que todos los afiches actuales son malos pero para este servidor no son un condicionante a la hora de entrar en una sala. Actualmente voy a ver una pelicula o bien por una crítica, o bien por un trailer, o porque me gusta el director. (El reparto no sería tampoco un condicionante a la hora de entrar a ver una peli si me gusta el director: Los Coen o Clint Eastwood, o Terence Maalick por ejemplo).

    Woody Allen no es yá para mí una cita obligada como lo era en los años 80 pero he visto
    "M. I. P." y entiendo lo que quieres decirme con la metáfora que empleas.

    Un beso para tí también, el placer es mío.

    ResponderEliminar
  11. Xavi, la verdad es que creo que los afiches perdieron peso tanto como la crítica. ¿Sabías que el cine es el único arte en el que la crítica da lo mismo? Digamos que te pueden gritar a voces q Saw 65 no tiene sentido, pero la gente la ve igual. Creo que la comunicación del film cambió y con esto hay un fenómeno que a mí me sorprende mucho: la idea de los teasers, spots, trailers y demás son tan explicativos que muchas veces me pongo a pensar que la gente paga entrada para que le peguen los fragmentos, porque la peli ya la vio...

    Coincido mucho con la idea del director pero hay actores que a mí me siguen comprando como Day Lewis, Fassbender, Fiennes, Firth, Streep, McLaine y creo que Eastwood era divino. Me lo re banco. También es cierto que si el guión me falla, todo lo otro es insalvable y me ponen de mal humor los dramas con golpes bajos, que te la tiran al pecho para que te desarmes. El 90% de las veces es sucio, innecesario y efectista.

    Entiendo lo que decís de Allen, creo que hace mucho no hace nada como la gente y este film es bastante naive, pero me cerró mucho más que el resto de su obra, aunque no puede evitar tener siempre como personaje principal a sí mismo, esta vez con la voz y rostro de Owen Wilson.

    Tarantino me gusta. Creo que la originalidad está en su punto de vista...pero bueno...son gustos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar