El cine es un espacio de identificación, de educación, de industria y de arte. Y todo eso, está dentro de este blog.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Corazón Valiente, de Mel Gibson (Por Mateo Lorenzo *)



El film se estrenó en 1995, y marcó un antes y un después dentro de su género. Se muestra la historia de un campesino que se convierte inesperadamente en héroe. Sin tener ambiciones personales, el joven William se ve inmiscuido  en una serie de eventos trágicos que marcan su vida: La muerte de su padre, la opresión inglesa sobre Escocia y el asesinato de su esposa. Ante esa situación, William Wallace sale a vengar y a matar a los asesinos, y gran parte del pueblo se le une. En este punto, se convierte en líder de una revuelta que llega a hacer temblar el poderío Inglés en su propia isla, y que finalmente, luego de la muerte de Wallace, logra la independencia escocesa.

Corazón Valiente posee grandes escenas de batallas épicas, una trama de amor en el medio y muestra el camino que sigue el héroe hacia su apoteosis.  Fue una producción increíblemente realista para su época, e introdujo una forma de filmar las batallas novedosas para su tiempo. A partir de allí, todos los films épicos utilizaron técnicas similares. De la mano de Mel Gibson (Director y actor), este film heroico y dramático se convirtió en un clásico en su especie. 



Personalmente, tenía apenas 5 años cuando se estreno. No recuerdo en qué año la vi por primera vez, probablemente en 1997/8. Sin embargo, sí recuerdo que luego de verla, la grabé en un cassette VHS y todos los “días de lluvia” volvía a disfrutarla. Cuando Wallace, torturado y al borde de la muerte, grita “Libertad”; es un grito al que todos nos sumamos y lo sufrimos con él. Logramos identificarnos con éste personaje que en todo momento es castigado por un mundo que lo aprisiona, pero que sigue adelante con su lucha. Eso es el resumen de los que nos pasa a todos nosotros en nuestras vidas, y de cómo nos gustaría reaccionar. Continuar luchando y sacrificándonos por lo que creemos justo y verdadero. Esa es la historia de William Wallace, espero que puedan disfrutarla tanto como yo.



Gracias por leer esta entrada, y gracias a Patricia Relats por darme ésta oportunidad de escribirles.

Un saludo para todos

Mateo Lorenzo

*Mateo es estudiante de la carrera Gestión de Medios y Entretenimiento. Colabora en el blog Criticunder haciendo críticas de películas y ha participado en obras de teatro en el departamento de producción. Además, si me permiten hacer una proyección, creo que tiene grandes perspectivas y que escucharemos mucho sobre él.
Su aporte sobre este film bélico me trajo a la mente la capacidad de Gibson en la recreación histórica que es metódica, estudiada y sumamente cruel. La idea de que todos nos convirtamos en héroes es tan atractiva como inmortal… en nuestro día a día, queda sólo en un concepto pero nos es hipnótica todas las veces. ¿No nos convertimos en más humanos por ser espectadores? Qué pena, ¿No?

2 comentarios:

  1. Realmente una de mis películas preferidas. No importa todos los errores historiográficos o de montaje, es todo un prodigio de ritmo. El equilibrio entre las escenas de acción y la intimidad es digno de reseñar.

    Gracias por la critica Mateo y por la iniciativa Patricia.

    Saludetes

    ResponderEliminar
  2. Hola Emilio, como siempre, un placer que estés por acá. La verdad es que este film marcó un hito: nadie fue indiferente a él. Lo amaron, lo odiaron pero todos lo vieron y es ese mito enorme el que ha creado esta película.
    Siempre será atractiva una búsqueda de la libertad, ver a alguien que tiene la fuerza y la voluntad de hacer cosas que nosotros no...este William Wallace, que no importa si es el real o no, para nosotros será inmortal siempre

    Saludos

    ResponderEliminar